Por: c1970514

Con mas de 120 artistas en escena, Orquestas, Solistas, Ballets, Audiovisuales y mucho más en el Estadio Centenario para un festejó único. Agendar!

EL DELIRIO ¡100 AÑOS DE LA CUMPARSITA!

El Delirio es un mega espectáculo que cuenta la historia de nuestro tango más famoso, y de su creador Gerardo Matos Rodríguez.
Una puesta en escena sin precedentes en el país que reúne a más de 120 artistas nacionales e internacionales
Ya se comienza a festejar en Uruguay

La Grilla de participantes

Rubén Rada, Hugo Fattoruso, Bajofondo, Ricardo Olivera, la orquesta El
Arranque, Guitarreros, Maia Castro, Francis Andreu, Malena Muyala, Tabaré Leyton, Lonjas de Cuareim; el Ballet Nacional Sodre con la dirección de Julio Boca y Sofía Sajac, la bailarina María Noel Sciuto junto a Rodrigo Fleitas, la compañía de tango aéreo de Brenda Angiel, tango escenario de Mora Godoy.

Además:

La vida de Matos contada en un audiovisual de cine mudo protagonizado por Roberto Suárez, acróbatas que bajarán al escenario desde la torre olímpica, los mejores músicos del Río de la Plata en una noche única.

EL DELIRIO es una producción de Coral Cine Uruguay
Dirección: Andrés Varela y Sebastián Bednarik
Estadio Centenario
Montevideo Uruguay (ver mapa)
 
La Guía del Ocio recopila esta breve reseña del nacimiento del tango de los tangos del sitio oficial www.montevideo.gub.uy/cumparsita-100-anos
En 1917, la FEU (Federación de Estudiantes del Uruguay) organizó, tal como era costumbre en la época, una comparsa carnavalera para salir a tocar por los cafés y recaudar fondos. En ese momento, Gerardo “Becho” Matos Rodríguez que tenía 20 años y era estudiante de arquitectura, compuso y presentó a sus compañeros La Cumparsita.
¿Cómo nació La Cumparsita?
Mientras Gerardo Matos Rodríguez guardaba cama aquejado por una grave enfermedad, dibujó las notas en un piano de cartón que él mismo había hecho para practicar, y luego le pidió a su hermana “Becha”, algo más formada musicalmente que él, que escribiera el que terminó siendo “el tango de los tangos”.
Una vez repuesto, Matos tocó su composición a su primer público, sus amigos estudiantes que la recibieron con entusiasmo. Y tanto les gustó, que ellos mismos se la hicieron llegar al maestro Roberto Firpo, un músico argentino que había venido a hacer la temporada al Bar y Confitería La Giralda, ubicado donde hoy se encuentra el Palacio Salvo y que alberga el Museo del Tango.
Finalmente, “La Cumparista” fue estrenada por el maestro Firpo el 19 de abril de 1917.
La obra compuesta por el uruguayo Matos Rodríguez fue grabada por orquestas y formaciones de todas las épocas, y se transformó en el himno mundial del tango.
«La cumparsita» cumple 100 años: Un clásico más allá del tiempo
Para que los pies en vez de caminar, bailen. Desde 2016, la partitura de “La cumparsita” alfombra una cuadra de una calle uruguaya.
Gerardo Matos Rodriguez en 1935

 
 
Tango
El más famoso del mundo, el más tocado y reversionado, la primera canción registrada en SADAIC, la composición que más derechos de autor percibe. La Cumparsita, “el tango de los tangos”, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, cumple cien años.
No hay orquesta, bandoneonista, o cantor del mundo del 2×4 que no haya interpretado alguna vez esos compases marcados a fuego en la memoria criolla. Las orquestas de Osvaldo Pugliese y Juan D’Arienzo; los fueyes de Aníbal Troilo y Astor Piazzolla, Horacio Salgán y Mariano Mores en sus pianos; cuanta voz profesional o amateur se animara a entonarla; hasta proyectos contemporáneos como Gotan Project y Bajofondo, ejecutaron su propia versión.
 
Anibal Troilo,Grela,cuarteto

La Cumparsita nació como una pieza instrumental. El uruguayo Gerardo Matos Rodríguez la creó como una marcha para la comparsa de carnaval organizada por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay -de ahí el título-. Aún hoy se desconoce la fecha exacta de composición, pero se estima que fue entre finales de 1915 y comienzos de 1916.
Pero a pesar de las diversas controversias alrededor de su aniversario, la mayoría de los historiadores e investigadores del tango coinciden en el día de su estreno en vivo. El 19 abril de 1917, la orquesta del pianista argentino Roberto Firpo retocó algunos arreglos de la partitura original de Matos y ejecutó por primera vez la pieza, en la confitería La Giralda, en Montevideo, Uruguay.

De este lado del río, en la Argentina, Hipólito Yrigoyen transitaba su primer año de gobierno -la UCR se estrenaba en el poder-, tras haber ganado en 1916 las primeras elecciones bajo la Ley Sáenz Peña, que había establecido el voto secreto y obligatorio. En un mundo convulsionado por la Primera Guerra Mundial y la revolución bolchevique en Rusia, el país empezaba a salir de la crisis económica de 1913 gracias al crecimiento de exportaciones de carne y textiles para los soldados europeos.
La histórica controversia
En esos primeros años, la marcha instrumental se mantuvo olvidada, hasta que en 1924 los letristas Pascual Contursi y Enrique Maroni le pusieron sus primeros versos para incluirla en una obra de teatro, y dieron inicio a una serie de polémicas en torno a los derechos de autor de la lírica.
 
Pero fue Carlos Gardel quien en ese mismo año empezó a cantarlo y la popularizó. El Zorzal Criollo entonaba esos primeras tres versos: “Si supieras / Que aún dentro de mi alma / Conservo aquel cariño”. Al enterarse de lo que estaba ocurriendo con su creación, Matos Rodríguez -que ya le había vendido los derechos de autor a la firma Breyer Hermanos, representante de la Casa Ricordi en la Argentina, en junio de 1917- argumentó que su composición ya tenía letra: “La cumparsa / de miserias sin fin / desfila / en torno de aquel ser / enfermo / que pronto ha de morir / de pena”.
Carlos Gardel

A partir de ese momento, comenzó una batalla legal entre los autores, que recién tuvo su resolución el 10 de septiembre de 1948, con un reparto del 80% de los beneficios para los herederos del uruguayo Matos, y el 20 % restante para los herederos de los argentinos Contursi y Maroni. Decisión que no resolvió otro debate histórico: ¿La cumparsita es uruguaya o argentina?
 
Lejos de esa antinomia, los gobiernos de Montevideo y Buenos Aires en conjunto lograron que La cumparsita fuera incorporada por la UNESCO a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y se erigió como el himno mundial del tango.
Juán D’arienzo la grabo en 1929 y quizás sea la intepretación que mas se baila

Pero su condición original de canción instrumental abrió la puerta para que, a lo largo de los años, fuera revestida con distintos versos. Así, apareció una letra más antigua a las de Contursi y Matos -publicada por la revista El alma del tango, en 1926- que el propio autor le había pedido a Alejandro del Campo, su compañero de militancia en la Federación de Estudiantes del Uruguay, otra registrada por el autor Augusto Mario Delfino en 1957,y hasta una quinta, de 1937, escrita en inglés por Olga Paul, y traducida por Roberto Selles. Además, existen numerosas reversiones, como ésa de Julio Sosa recitando versos del poeta Celedonio Esteban Flores.
Julio Sosa
https://www.youtube.com/watch?v=dFcQwIh2hZE
Sin embargo, según Rosario Infantozzi Durán, sobrina nieta del autor, consignó en su libro Yo, Matos Rodríguez: el autor de La cumparsita (1992), su tío abuelo siempre reivindicó su intención original. “La cumparsita nació sin letra, y así debió haber seguido, pero no tuve otro remedio”, cuenta Infantozzi Durán que decía.
Además de haber inaugurado el registro de obras de SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores), todo indica que La cumparsita es una de las piezas que más recauda. “Está entre las composiciones que más derechos de autor percibe porque se la escucha en todo el mundo: ahora mismo, alguien está escuchando La cumparsita en Nueva York, en Japón o en París, para difundir el tango”, le contó Guillermo Ocampo, director general de SADAIC, a Clarín.
 
En Yo, Matos…, Infantozzi Durán reproduce palabras que su tío abuelo le dijo sobre su creación: “Creo que nunca pude hacer otro tango igual… Más adelante compuse otros tangos y otras músicas, algunos quizá mejores que el primero. Pero éste encierra un mundo de ilusiones y de tristezas, de sueños y de nostalgias que sólo se viven a los veinte años. Fue un momento mágico. Y mágico fue su destino. ¡Cuántos misterios en torno a él, cuántos pleitos! Ríos de tinta y kilómetros de papel se ha utilizado para enaltecerlo o hacerlo pedazos”.
Homero Manzi, que investigó la obra completa de Matos -conformada por unos 70 tangos- también opinó sobre la pieza. “La cumparsita es, acaso, uno de los fenómenos musicales de nuestro arte popular… su éxito extraordinario se debe también, en gran parte, a la colaboración espontánea y anónima de miles de intérpretes”.
Uno de esos intérpretes fue Astor Piazzolla, quien no obstante, marcó la cancha a su estilo: “El peor de todos los tangos escritos jamás… lo más espantosamente pobre del mundo”.
Piazzolla

Admiradores y detractores aparte, esta pieza arrabalera que bailaron Fred Astaire (en Leven anclas), Marilyn Monroe (en Una Eva y dos Adanes) y hasta Richard Gere y Jennifer Lopez (en ¿Bailamos?), y cuya partitura quedó estampada en una calle de San Gregorio de Polanco, Uruguay -mural de 82 metros de largo y 9 de ancho-, está presente en el inconsciente colectivo de cualquier rioplatense. Si alcanza con salir a caminar un domingo por San Telmo o La Boca para volver a escucharla.

DEJAR COMENTARIO