Abril 2017,Buenos Aires.En escena la puesta teatral”Código Tartufo. Molière 1975?

Se trata de un clásico atravesado por la historia argentina.Agendar
Las actrices María Laura León y Julia Azar se destacan en la obra “Código Tartufo. Molière 1975”, sin demérito del elenco que integran junto a Ariel Osiris, Mauricio Méndez, Belén Fernández Díaz, Agostina Botta y David Señoran, que con dirección del último se ve en ElKafka Espacio Teatral, Lambaré 866, los viernes a las 23.
Sinopsis:
La pieza, cuya adaptación del clásico comparten Osiris, Señoran y Merceditas Elordi, recrea el ensayo general de “Tartufo” en un teatro de la ciudad de Córdoba, en 1975, interrumpido a cierta altura por una presa política que logró fugarse con otras de la cárcel femenina del Buen Pastor, un hecho que ocupó la prensa en aquellos años.
Dividida notoriamente en dos partes, en la primera se ve la “pasada” del original en la que un padre burgués (Osiris) intenta casar a su bella hija (Fernández Díaz) con el personaje del título (Señoran), un impostor que tiene seducidos al dueño de casa y a su mujer (Azar) por su supuesta abnegación cristiana.
El personaje está construido por Molière (1667) en base a excesos permanentes que el espectador ve pero sus anfitriones no, como la descripción del encuentro en el atrio de una iglesia entre el dueño de casa y el farsante, cuyo fin es a todas luces apoderarse de sus riquezas.
Tartufo es un hombre mayor y convence al burgués de la conveniencia de un casamiento con su hija, pero la chica está enamorada de un joven de su edad (Méndez) y cuenta con la complicidad de una criada (León, deliciosa), que en muchos pasajes se transforma en protagonista.
Con varios personajes de menos que en el original, este “Tartufo” de 1975 es vertido en la primera parte con un elegante estilo cortesano, acompañado por música -de Federico Casalinuovo y Sergio Postigo- y una adecuada coreografía -se supone que es de Señoran, experto en eso-, con disfrutables pasajes de comedia adaptados por Elordi con buen empleo de la picaresca.
La pasada no llega hasta el final porque en determinado momento aparece la chica prófuga (Botta) y en el escenario se produce un corte traumático: algunos intérpretes no pueden bajarse de sus personajes y cuando lo hacen aparecen conductas humanas de todo pelaje.
Del rechazo a la solidaridad, hay quien propone llamar a la policía (Azar) al sentir que esa presencia pone en peligro al elenco, por rechazo ideológico (Fernández Díaz) y desconcierto (Osiris), pero también hay quien comprende a la intrusa (León) y quien se siente seducido por esa mujer joven (Méndez), pero la irrupción sirve también para otras cosas.
Por ejemplo las tensiones personales entre los miembros del grupo, liderado por el personaje del maduro Osiris, cuya joven mujer (Fernández Díaz) lo engaña con el galán Méndez y los berretines de estrella de la actriz de carácter (Azar), además del estrellato aparentemente real de Señoran, que en la ficción integró el elenco del Teatro San Martín y hasta se codeó con Alfredo Alcón; tensiones que ponen en riesgo la integridad del grupo, cuyas broncas internas suponen abandonos histéricos e intempestivos.
Todo ello es un gran juego en el que el equipo creador bromea con elementos que sus colegas conocen muy bien -cada obra es un purgatorio cuyas infamias y heroísmos desconoce el espectador cuando se sienta en la platea- y en el que la irrupción de la militante incorpora al único personaje que no pertenece a la primera ficción.
Lo que se intenta es un acercamiento entre las hipocresías y apariencias que plantea Molière y lo mismo que ocurre entre los humanos contemporáneos que lo interpretan, un salto entre el festejo escénico con colorido vestuario de Federico Casalinuovo, la práctica escenografía de Edgardo Aguilar, las luces de David Seiras y la coreografía ya nombrada, en esa realidad incómoda de un momento particular del país.
Por eso hay un extrañamiento entre el juego de los actores y el discurso idealista de la chica -tan disruptivo para el espectador de hoy, aunque entonces eran conceptos de todos los días-, en una pieza que sin ser perfecta tiene sus virtudes formales y conceptuales.

Aquí La Guía del Ocio te brinda la cartelera teatral porteña actualizada.Agendar

ElKafka Espacio Teatral
Lambaré 866 .Ver Mapa
Ciudad de buenos Aires
los viernes a las 23.

Más espectáculos

¿Cómo llegar?