Enero 2017.Novedades discográficas roqueras que llegan a las góndolas

Las Bodas Químicas, “Juguetes de Troya”,Proyecto Quasar “Donde los pájaros sienten temor” y Dum: “Ser”.Recorrer
El trío Las Bodas Químicas concreta uno de los primeros grandes lanzamientos de este 2017 con “Juguete de Troya”, mientras que Proyecto Quasar editó la primera parte de su tercer disco, cuyas diferentes etapas irán cumplimentando a lo largo del año.
Las Bodas Químicas, “Juguetes de Troya”
Nuevo disco de este trío que decidió simplificar su Sonido que van desde el rock alternativo hasta el genero canción, pasando por un correcta utilización de las maquinas en beneficio de la búsqueda cancionera que la banda concretó en este álbum guiada por el productor Ale Vázquez.

El disco abre con los agudos de la guitarra en “Compañero” con un interesante riff y un buen trabajo de la base conformada por Andrés Tersoni en bajo y Nicolás Daniluk en batería, mientras José Lavallén Iglesias desde la voz y la guitarra va conduciendo una canción que atraviesa por momentos de furia eléctrica que surge de la caja de las guitarras y las maquinas.
“Camaleón” tiene un comienzo punk con el bajo y la guitarra pero la guitarra, la voz y la letra lo llevan a convertirse en un duro puñetazo en el rostro, con momentos algo psicodélicos y de delirio instrumental, como forma de castigo a los hipócritas. “Fácil y difícil” pone una tregua en la escucha del disco con airecitos de balada, con un buen trabajo de toda la banda, un buen beat desde la batería, la guitarra luciéndose y el bajo sosteniendo todo.
La veta más rockera vuelve con “Tres colores” que arranca con un riff bien glam, provocativo, cachondo, la canción a dos voces que la vinculan a lo mejor del rock argentino de los 70, pero también con elementos de Queens of The Stone Age. La canción esta muy bien lograda y la banda lucen orgullosa el 10 en el centro de su pecho.
“Juguete de Troya” que le da nombre a un disco hermosamente ilustrado, es un funky metalero, bien sucio, cargado de furia, con un groove descomunal y que emparenta ese lado power de Las Bodas Químicas con lo mejor de Catupecu Machu. Con una densitud sonora más notoria y elementos folclóricos, esa línea se sigue en “El País de las manzanas” con un riff más rockero y con un airecito siniestro y terrorífico que recuerda al “I Put a Spell on You” del prócer rockero Screamin’ Jay Hawkins. “Acepto” es un medio tempo a cargo del bajo y con las guitarras jugando cargadas de efecto. “Pregúntese” muestra el lado lúdico de las Bodas Quimicas en sus letras, con una canción cargada de efectos, dura, con ciertos elementos funk y rockeros y la base sonando muy power. “Loser de neón” es otra bajada de cambio baladística con un gran trabajo de la guitarra a lo John Frusciante y con un muy buen trabajo vocal de toda la banda, que logra una gran atmosfera.
“El mismo enemigo” tiene una base funk pero las guitarras son crudas, podridas y rockeras, con momentos de distorsión previos al estribillo. El disco cierra a puro rocanrol rutero “Rock para Johnnny” con la banda demostrando un paso demoledor, ardiente y muy bien encaminado
Proyecto Quásar: “Donde los pájaros sienten temor”
“Donde los pájaros sienten temor” es la primera parte del tercer disco del ahora quinteto del oeste Proyecto Quasar, en el cual se corren un poco de la rabia de los dos primeros álbumes para centrarse en un muy logrado ambiente.
https://www.youtube.com/watch?v=lRoJFbadmM4
Luego de varios cambios en la formación, este trabajo cuenta con la participación de algunos ex integrantes y la aparición del ahora guitarrista estable Maxi Lanchini, quien le aporta algunos efectos de modulación al grupo.
Surgidos originalmente como cuarteto, la mutación de Quasar atravesó cambios en la batería con percusiones, corista y pianista, hasta llegar a una formación con dos guitarras (uno de ellos, Emanuel Loyola, canta), el tecladista Ignacio Ponzone, el bajista Wally y el baterista Mariano Potichkin.
En este camino, si bien tres discos no parece mucho, sí lo es desde los 10 años que llevan tocando, demostrando que aquellas referencias primigenias a The Mars Volta o Pez dieron lugar a una personalidad propia que no es fácil de encasillar, salvo que se ponga bajo el nombre “Proyecto Quasar”.
Así, las composiciones de Loyola comenzaron a darle más lugar a las teclas de Ponzone, destacándose algunos colchones y momentos de psicodelia en “Ceniza”, donde un órgano Hammond se entremezcla con un solo blusero y filoso y otras melodías sintetizadas. Además, para los que siguen a la banda en vivo, estas canciones no van a sonar nuevas y eso también se siente en la placa: todas ellas cuentan con un interesante recorrido que ayudó a pulir los detalles.
“Más, quiero mas del Sol: que me queme el cuero, hasta el interior. Ya caminó otra vez, por aquel camino, que nunca debió”, canta Loyola en la acústica “Paranoia”, en un claro ejemplo de esas introspectivas, entonadas desde lo agudo, y con un coro que armoniza y entra hasta las tripas.
Pero no sólo las canciones tienen letra, guitarra y teclados, sino que los parches dan los toques justos para llenar los huecos que los otros instrumentos abren con canciones que apuntan más al clima que a la destreza que el baterista muestra.
“Donde los pájaros…” es la parte uno de un disco doble que ya fue grabado y que espera su edición física para ser presentado en sociedad, en algún concierto autogestivo bajo el Ciclo No Nómade, que el propio quinteto organiza desde algunos años junto a bandas amigas.
El álbum fue grabado en Music Factory Estudio por Diego Lotus, y en la sala del grupo en el barrio de Flores con Juan Godfrid (batería de Malviaje) en la técnica, quien mezclo el disco junto a la banda y lo masterizo en La Escotilla Estudio con Gerardo Boyadjian.
Aquí La Guía del Ocio te brinda mas lanzamientos discográficos ya en góndolas
Dum: “Ser”
Primer disco de esta banda de rock alternativo en su línea dura formada en el 2014 por Juan Balvin en voz, Federico Ghidella en guitarra, Diego Bono en bajo y Lucas Silvestri en batería que contó con la colaboración de Andrés Giménez.

El disco arranca con algo de ñü metal con un buen trabajo de la base y una voz que se destaca y no la tapa el despliegue de la banda en “Porqué lastimarme”, mientras que en “Ser” entran en juego las sutilezas de la guitarra y un buen groove de la base en un medio tempo que tiene después sus momento más poderosos.
“Dame” es pura velocidad y fuerza con un rock alternativo casi metalero, con la distorsión al frente y la voz exigida. “Alma” mantiene esa línea, aunque baja un cambio en un medio tempo cargada de existencialismo desde su letra.
”Irreal”, “Mugre”, “Me entenderán” y “Adrenalina” se inscriben en la búsqueda de Dum dentro del ñü metal ya que constituyen una descarga poderosa de enojo y electricidad , mientras que “Creí en ti” pone en evidencia las influencias de Deftones y sus juegos con un lado más oscuro, algo similar ocurre en “Ausencia”.

Más espectáculos

¿Cómo llegar?